Tiger King la extraña y perturbadora nueva serie documental.

Rey tigre/Tiger King (Estados Unidos/2020). Dirección: Eric Goode, Rebecca Chaiklin.

Spoiler:
SPOILER:
Nuestra opinión: Buena.

El dueño de un zoológico privado de Oklahoma, que tenía más de 200 felinos grandes en sus terrenos, está preso por haber contratado a alguien para asesinar a la conservacionista que intentó cerrar su negocio. Con esa premisa alcanzaría para que cualquier documental construyera un relato lleno de personajes extraños, traiciones y giros inesperados. Pero en el caso de esta serie documental de siete episodios estrenada la semana pasada en Netlix, el incidente que llevó a Joe Exotic, el criador de tigres y otros grandes felinos, a la prisión es apenas la punta de un iceberg que incluye a cientos de animales salvajes en cautiverio, empleados que se parecen demasiado a miembros de una secta rendidos a los pies de unos líderes que se vanaglorian de sus abusos y hasta la posibilidad de que Carole, "la heroína" del cuento, haya asesinado a su marido millonario y que para desaparecer el cuerpo se lo diera como alimento a sus adorados animales.


El universo de los adictos, comerciantes y acumuladores de grandes felinos en los Estados Unidos donde, según explica la serie, hay más tigres en cautiverio que los que existen en sus habitats naturales en todo el resto del mundo, es tan grotesco e irresistible que además de este documental existe un podcast dedicado al tema con especial foco en Joe Exotic, que ya está siendo adaptado como una ficción que tendrá a la talentosa Kate McKinnon (Saturday Night Live) en el papel de Carole.

Si en 2018 Wild Wild Country se transformó en un fenómeno global gracias a la increíble y poco conocida historia del desembarco del culto liderado por Bhagwan Shree Rajneesh en el estado de Oregon, y el enfrentamiento con los lugareños que encabezó su discípula Ma Anand Sheela, en 2020 su lugar lo ocupa Rey Tigre. Aunque la apuesta aumentó considerablemente. Después de todo, uno de los protagonistas de esta nueva serie se hace llamar Joe Exotic, es el anfitrión de su propio zoológico donde aloja a más de 200 felinos grandes entre tigres, leones y leopardos, es cantante de música country, conductor de un canal de noticias que lleva su nombre y en sus ratos libres se dedica a disparar y hacer estallar dinamita en compañía de sus jóvenes dos maridos. Que suela hablar rodeado de cachorros de tigre a los que trata como gatos domésticos o que alimente a sus empleados con la carne que descartan los supermercados de la zona son apenas algunas de las muchas características del excéntrico Exotic.

De hecho,uno de los hallazgos de la serie que es tan fascinante como perturbadora es cómo los roles de héroes y villanos del relato se van intercambiando a medida que transcurre la narración. Por momentos, Joe y sus empleados -una colección de personas marginadas de la sociedad que lo adoran sin reserva- generan ternura en su afán de crear un espectáculo para los visitantes del lugar y, sin embargo, el realizador Eric Goode (ocasionalmente en cámara) logra comunicar sin subrayados que sus locuras son peligrosas para ellos y para todos los demás.

Otro elemento destacado de Rey tigre es que el relato nunca se burla de sus personajes ni intenta manipularlos para revelar más de lo que ellos aceptan contar. Que es mucho.

Así, el minucioso trabajo de investigación los lleva hasta lugares y personajes tan increíbles que todo el tiempo parecen rozar, aunque no caer, en la caricatura. Como el narcotraficante Mario Tabraue -en el que se cree está basado el personaje de Caracortada, Tony Montana-, un adicto a la compra y venta de animales que admite con la misma candidez haber sido testigo del desmembramiento de un integrante de su banda y cuanto ama a los animales. O Doc Antle, el "doctor en artes místicas" que se pasea por su zoológico arriba de un elefante como si fuera su reino y que trata a quienes lo rodean -ya sean los voluntarios o sus varias esposas- como sus siervos. Amo y señor de los animales y las personas a las que recluta con la promesa de una vida en la que el contacto con la naturaleza, el yoga y el budismo son una y la misma cosa y todos están a su servicio.

Pero la más fascinante y misteriosa de todos es Carole Baskin, la rubia que usa diademas de flores para recorrer su extenso terreno, según ella un santuario para animales maltratados, que decidió hacer del final de los zoológicos privados y la cría de grandes felinos la misión de su vida. Que nadie sepa lo que sucedió con su segundo marido y que muchos sospechen que lo convirtió en alimento para tigres es uno de los tantos giros narrativos de una serie documental tan extraña, intrigante y perturbadora como ver a alguien meterse en la jaula de los leones. O de los tigres, claro.


http://servicios.lanacion.com.ar/her...-texto/2349669